jueves, 18 de octubre de 2007

terca


la manipulación de su elemento la ha vuelto arisca. por eso ahora la perla se pasea y es como si dijera, mírenme, mírenme, no tendrán nada de mí. nada conseguirán. nada. que venga el rey, que murmure ronquidos el eunuco; no les voy a dar la pasá. no.

2 comentarios:

[][][]Μεδούσα[][][] dijo...

tercaaaaa
yo soy un terco
un toro terco a veces...
y tu una mujer sensacional, hermosa
te extrañare mi Artemisa
Alemania conquistala por mi y por ti
ya te acordaras!!!
besos
tu jona

Jorge Ampuero dijo...

Tienes una poesía sugerente de intensidad y estremecidas raíces. Espero nos leamos.

Abrazos...